Posted by fernanda On September - 15 - 2011 0 Comment

Hace tres días que una carta abierta dirigida a CEDHA y otras ONGs apareció en la página web de Botnia invitando a ‘CEDHA y otras partes interesadas a visitar a Botnia en Finlandia para ver cómo operan.’ La carta, (ver abajo) afirma que la información comunicada por CEDHA, la organización que representa a las casi 50 000 residentes en contra de las fábricas de celulosas y a otros grupos, sobre el peligro de las consecuencias para la salud y el medioambiente que traería la producción de pasta por la manera de ECF de fabricación.

Aquella carta sigue el diálogo anterior entre Annala Kaisu, la gerente técnica de Botnia, y Daniel Taillant, director ejecutivo de CEDHA, en que Kaisu le ofreció a CEDHA visitar las fábricas de Botnia en Finlandia.

Taillant contestó a la invitación inmediatamente, comentando que CEDHA agradecería una invitación para visitar una papelera parecida a la que está planeada para Uruguay, la cual sería la papelera más grande del mundo en términos de producción, pero que una visita a la fábrica de Botnia de Finlandia, una fábrica que es de menos producción y que está bajo condiciones ambientales distintas y más estrictas que la fábrica propuesta para Uruguay (una consideración para trasladar la producción a Uruguay según los comentarios de la empresa española ENCE), no sería una comparación justa y que la visita propuesta no eliminaría las dudas y los miedos que llaman la atención de las personas afectadas y de CEDHA sobre los incumplimientos de las políticas sociales y ambientales que son un presagio de las políticas que vienen si Botnia se instala en un país que todavía está desarrollándose.

En vez de esta oferta, Taillant le sugirió a Botnia que una visita más realista sería visitar las fábricas que operan bajo condiciones parecidas con técnicas finlandesas en Chile o Brasil, donde estas fábricas de celulosas, que son consideradas como primera clase y como ejemplarizas, causan serios problemas a las comunidades en temas de salud y desastres ambientales. Esta sugerencia, hecha por CEDHA, queda sin respuesta de Botnia.

La carta abierta publicada por Botnia el 17 de Junio, que aparece en las páginas web de inglés y español, se destaca ‘la buena historia ambiental’ de Botnia y dice que la empresa está usando ‘la tecnología cual es lo mejor disponible según las directrices europeas’ y comentó que la ubicación elegida por la fábrica fue “cuidadosamente analizada en todos sus aspectos, previo a comenzar a realizar estudios de impacto ambiental y socio-económico del sitio en particular”.

En respuesta a estos dos temas, CEDHA señaló que el informe de Hatfield, la contratista privada empleada por la CFI, declara que Botnia NO MOSTRÓ que se acuerde con las reglas de BAT, comentándose que la evidencia dada a la CFI es ‘deficiente en el sentido de que se omite las medidas de emplear el reciclado del cloro-filtrato para minimizar el uso del cloro-dióxido y se omite las medias disponibles para minimizar los flujos de aguas residuales…´¨ y añadiendo que no hay evidencia que demuestre que realmente usan BAT. Además, el estudio propio de Botnia- de sólo 12 páginas disponibles en la página web de CFI- no contiene evidencia de que consideraban los impactos sociales ni ambientales, ni que consideraban sitios alternativos de menos impacto al elegir los sitios para las papeleras. De hecho, desde hoy, ningún documento de Botnia, ni ENCE, ni CFI muestra evidencia de sitios alternativos para la instalación de papeleras en relación de factores ambientales y sociales.

Botnia también afirma que las pruebas ya han demostrado que no resultará ninguna consecuencia negativa para la línea divisoria de aguas causada por las plantaciones de eucalipto. Esta afirmación contradice la de la página web de CFI sobre las papeleras. El apéndice B del estudio de impacto reconoce la información puesta a disposición por las comunidades agrícolas locales de Mercedes para Botnia y CFI sobre la impresión que las plantaciones tienen para el flujo del agua y que sus comunidades ya tienen problemas acuáticas en relación a la irrigación causada por las plantaciones que ya están en el área. Estos problemas YA EXISTEN antes de las nuevas plantaciones impactantes que corresponderán a las papeleras de Botnia y ENCE.

La declaración de la carta de que los proyectos han considerado las consecuencias para el turismo también ha sido un punto de controversia. El informe de Hatfield sugiere información al contrario, diciendo que el Estudio de Impacto de la CFI “no estudia el efecto en el turismo desde la perspectiva económica”. Sino, mucha de la evidencia proveída sobre los efectos técnicos y ambientales (por ejemplo el Informe Sejenovich) sugiere que las pérdidas por la reducción del turismo causadas por las papeleras, además de tener consecuencias negativas para la economía del región, superan los beneficios económicas de las papeleras.

Aunque una visita a la papelera de Botnia en Finlandia no parece ser probable según los términos ofrecidos por Botnia, por la falta de circunstancias similares, la organización CEDHA agradece los esfuerzos de Botnia de dialogar y está abierta a la discusión para resolver este conflicto de una manera amigable. CEDHA se reunirá con Botnia en el mes de agosto en Finlandia, en el Punto de Contacto Nacional, para el primer paso del proceso después de la aceptación de ayer de la demanda de Instancia Especifica que presentaron al PCN contra Botnia en el mes de abril.

Para ver la documentación de las medias de la influencia que tendrían las papeleras, vea:
http://www.ifc.org/ifcext/lac.nsf/Content/Uruguay_PulpMills_Background_Docs

Para ver la carta abierta a CEDHA y otras ONGs, vea:
http://www.metsabotnia.com/es/default.asp?path=284;292;439;440;1093;1302

Para más información contactar a:

Jorge Daniel Taillant
Center for Human Rights and Environment (CEDHA)
54 3541 494 162
cel. dentro de Argentina. 0351 156 25 3290
cel. Desde afuera de Argentina 54 9 351 625 3290
jdtaillant@cedha.org.ar