Posted by fernanda On September - 15 - 2011 0 Comment

17 de noviembre, 2006 – El día antes de que se suspendiera la votación inminente de un crédito multi-millonario para la finlandesa Botnia, el Punto de Contacto Nacional Sueco (respondiendo también por su par Noruego), aceptó formalmente una denuncia presentada por CEDHA (de Argentina) y por Bellona (de Noruega) contra Nordea, un holding financiero de la zona Báltica y Nórdica, que habría prometido financiamiento a Botnia para construir la controvertida planta de celulosa en Uruguay. [1]

Esta decisión manda otra mala señal para el paquete financiero de Botnia, que ya había sufrido una baja de US$480 millones cuando se retiró el Banco ING de Holanda, luego de una denuncia similar por violación a los Principios del Ecuador.

En una carta, fechada el 15 de noviembre y recibida por el Presidente de CEDHA quien está en Washington para tratar de convencer a los Directores del Banco Mundial que no den un crédito a Botnia por US$370, el Ministro de Relaciones Exteriores de Suecia informó a CEDHA y a Bellona, que el “PCN de Suecia (Punto de Contacto Nacional), con el apoyo del PCN de Noruega, ha decidido tomar la denuncia y por consecuencia es ahora una Instancia Específica”. La carta hace referencia a las alegaciones de CEDHA y Bellona que “como posible financiador de la construcción de la planta de celulosa finlandesa Botnia en Uruguay, [Nordea] no sigue las Directrices de la OCDE de Empresas Multinacionales”.

La denuncia original[2] fue presentada por CEDHA y por Bellona, el 28 de junio, ante los PCN de Suecia y Noruega, y piden que los PCNs “tomen activa participación en el asunto concerniente al rol de Nordea como financiador de Botnia, y que ofrezcan sus buenos oficios para ayudar a resolver el conflicto internacional que este proyecto ha causado, y el rol asumido por sus principales apoyo financiero, como lo es Nordea”.

Botnia confirmó que Nordea actuaría como uno de los principales arregladores del proyecto para asegurar el financiamiento internacional necesario para el proyecto en Uruguay. La denuncia original, presentada por CEDHA y Bellona, llama la atención a la auditoría de la CAO (la fiscal del Banco Mundial), quien descubre violaciones del proyecto de la normativa ambiental y social de la CFI. CEDHA ha informado sistemáticamente a Nordea de las muchas causas legales abiertas del caso, violaciones de derechos humanos, violaciones de códigos de responsabilidad empresaria y alegaciones de violaciones del derecho nacional e internacional por la empresa de pulpa de papel, y por la CFI del Banco Mundial. Nordea, sin embargo, se ha negado a dar información a CEDHA o a Bellona sobre sus acciones para verificar información del proyecto y asegurar que no es cómplice de dichas violaciones.

Esta denuncia, y la recepción de la misma ante los dos PCNs, es especialmente clave ya que sienta un precedente importante respecto a la aplicabilidad de las Directrices de la OCDE a empresas multinacionales a empresas financistas de emprendimientos privados. Hay actualmente un debate sobre esta aplicabilidad entre países miembros de la OCDE, entre organizaciones de la sociedad civil, y entre empresas.

La denuncia constata que “por su apoyo a Botnia, o el mostrar cualquier intención de hacerlo, por el hecho de su rol como arreglador financiero, Nordea es cómplice de las acusaciones hechas contra Botnia. Por brindarle apoyo a Botnia, Nordea está directamente involucrado en el proyecto Orion de Botnia y su cadena de proveedores, como es contemplado por las directrices … [y que] el interés explícito de apoyar a Botnia tiene muchísima incidencia en que Botnia pueda atraer a otros inversores”.

Suecia y Noruega, como miembros de la OCDE, y Nordea, como empresas multinacional basada en Suecia y en Noruega, y siendo una empresa que pertenece parcialmente al Estado Sueco, deben cumplir con su deber de adherir a, sostener y promover las Directrices, y tomar acciones para abordar el apoyo de Nordea al comportamiento ilegal e irresponsable de Botnia, que resultan en la violación de derecho local, nacional e internacional, violaciones de las regulaciones de instituciones internacionales respecto a políticas de salvaguarda social y ambiental, el incremento de tensiones diplomática, la desestabilización de ámbitos diplomáticos, empresariales y sociales, y que ha resultado en conflicto diplomático, social y económicos en Argentina y en Uruguay, dando lugar al crecimiento del conflicto desde lo económico y diplomático.

La denuncia alega violaciones al Capítulo II sobre Políticas Generales, incluyendo una contribución negativa al desarrollo sustentable y un regreso en el desarrollo social y económico, violaciones de derechos humanos y la promoción de livianos controles ambientales; al Capítulo III sobre Transparencia, ya que Nordea no ofrece información en buen tiempo y ninguna información sobre el impacto ambiental y social del proyecto; y al Capítulo V sobre Ambiente, ya que ignora las obligaciones internacionales del país receptor (Uruguay), la falta de colectar y evaluar información ambiental y la falta de comunicar con información y comunicación adecuada con afectados locales; entre otros.

[1] ver: http://www.botnia.com/en/default.asp?path=204;208;210;211;1097;1261

[2] ver: nordea-specific-instance.pdf

 

Mas información

Para más información:

Jorge Daniel Taillant; jdtaillant@cedha.org.ar; Celular en Washington: 1 (202) 276 8517 David Barnden; david@cedha.org.ar; 54 351 425 6278