Posted by fernanda On September - 15 - 2011 0 Comment

5 de enero de 2007 – París – Calyon comunicó a Amigos de la Tierra de Francia que cumplirá su rol como coordinador de financiamiento del controvertido proyecto de la pastera Botnia en el límite entre Argentina y Uruguay. Calyon señaló que su decisión fue influenciada por el apoyo brindado por la CFI y por el fallo del Gobierno Finlandés que negó los alegatos presentados por Cedha sobre las violaciones a las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales por parte de Botnia.

Calyon siguió la actitud de la CFI y del Gobierno Finlandés, ignorando las conclusiones de la Ombudsman del Banco Mundial (la CAO), que confirmó violaciones de las Políticas Salvaguardias Ambientales y Sociales de la CFI. Calyon (el único Banco Francés firmante de los Principios del Ecuador) también ignoró una denuncia por el incumplimiento de los Principios del Ecuador realizada en su contra en Mayo de 2006 por nueve organizaciones internacionales, quienes le pidieron retirar el apoyo a Botnia de acuerdo a las violaciones detectadas por la CAO. Calyon concluyó que la gran exposición local y la posibilidad de dañar su reputación, no son suficientes para retirarse de este acuerdo multimillonario y de los potenciales beneficios que la pastera promete a sus inversores. La planta de Botnia será la mayor pastera instalada en América Latina, produciendo más de un millón de toneladas de ECF por año.

Stakeholders, quienes rechazaron la decision de la CFI de apoyar a Botnia, y continúan manifestando su oposición a la comunidad financiera internacional de apoyar al proyecto por encima de los intereses locales, intentan permanecer en el puente internacional hasta que Botnia arme sus valijas y se traslade a otra localización, tal como lo decidiera la pastera española ENCE hace varios meses atrás.

El banco francés, que es el único banco francés que ha firmado los Principios del Ecuador (que indican el compromiso voluntario de realizar inversiones responsables en paralelo con las políticas Salvaguardias Ambientales y Sociales de la CFI) pretende promoverse como el banco francés más responsable. Aún con el asombro y la vergüenza de su propio equipo de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), Calyon inexplicablemente eligió reemplazar a ING Group, de los Países Bajos, en la inversión. ING Group se retiró del proyecto a principios del año pasado habiendo tomado conocimiento de las violaciones de los Principios del Ecuador. El equipo de RSC de Calyon que se encontró con grupos de la sociedad civil, incluyendo a CEDHA, Amigos de la Tierra de Francia, y Banktrack, para discutir el involucramiento de Calyon con Botnia, parecía no estar de acuerdo con la decisión del equipo de inversiones de involucrarse en el proyecto. El staff financiero argumenta que el proyecto no necesita cumplir con los Principios del Ecuador porque técnicamente no es clasificado como “Project finance”. Calyon fue el banco que más probabilidades tenía de ganar el premio de Banco Sustentable otorgado por el Financial Times en el 2006, pero su decisión de involucrarse en el proyecto de Botnia lo expuso a una demanda por violación de los Principios del Ecuador y a numerosas protestas sociales, aislando al banco de la comunidad bancaria responsable y, por último, perdiendo la chance de ganar el premio, que fue entregado a un banco competidor. Ahora, los stakeholders locales, opositores del proyecto de las pasteras, están redireccionando sus esfuerzos contra Calyon, y el Credit Agricole y el Credit Lyonnnais, los dos conglomerados financieras que componen Calyon.

Caylon, que todavía no ha anunciado públicamente su decisión de apoyar a Botnia, pero manifestó su intención de hacerlo, se refirió a las conclusiones realizadas por la consultora de la CFI y a los compromisos hechos por Botnia de que la pastera más grande de América Latina no contaminará el Río Uruguay. Calyon (así como la CFI y Botnia) ignora la opinión de más de 300.000 stakeholders locales que han expresado su rechazo a la inversión y se rehúsan a dar al proyecto la licencia social que necesita para operar. Los stakeholders, en oposición a esta inversión, crearon el movimiento ambiental más grande del mundo.

Caylon, que todavía no ha anunciado públicamente su decisión de apoyar a Botnia, pero manifestó su intención de hacerlo, se refirió a las conclusiones realizadas por la consultora de la CFI y a los compromisos hechos por Botnia de que la pastera más grande de América Latina no contaminará el Río Uruguay. Calyon (así como la CFI y Botnia) ignora la opinión de más de 300.000 stakeholders locales que han expresado su rechazo a la inversión y se rehúsan a dar al proyecto la licencia social que necesita para operar. Los stakeholders, en oposición a esta inversión, crearon el movimiento ambiental más grande del mundo.

Calyon se encontrará la semana que viene con representantes de ONG´s para explicar su decisión con la esperanza de frenar la campaña de las ONG´s en su contra. Calyon nunca contestó formalmente a la demanda que le realizaron por las violaciones a los Principios del Ecuador.

David Barnden – Centro de Derechos Humanos y Ambiente CEDHA

0054-0351 4256278

david@cedha.org.ar